Dormido en el juicio

Fue un bostezo enorme, prolongado y sonoro… Estuvo seguido de un estirar de brazos, un suspiro y un cerrar de ojos… Y luego el hombre se durmió profunda, tranquila y totalmente, indiferente a todo lo que lo rodeaba.

Pierre Cupiere, francés, de treinta y nueve años de edad, se había dormido ante un tribunal de París cuando se le juzgaba por el delito de narcotráfico… Como el hombre durmió durante todo el proceso, el juez decidió juzgarlo en otra ocasión en que estuviera despierto… «Mientras éste sufra de apnea obstructiva, la enfermedad del sueño —dijo el juez—, no se le podrá juzgar.»

Amigos!!!… He aquí a un hombre que, si se quiere, se salió con la suya… Padece una rara enfermedad, «apnea obstructiva»… Cuando le da por dormir, sencillamente se queda rendido aunque disparen cañonazos a su lado… Como se durmió en el juicio, y no escuchó nada de los cargos que se le imputaban, no se le pudo juzgar.

A consecuencia de este caso, no podemos menos que preguntarnos… ¿Cuántos hay en este mundo que, sin padecer de la enfermedad del sueño, se duermen en lo más importante de la vida?… Hay hombres, por ejemplo, que parecen dormirse cuando se trata de llevar dinero a la casa para alimentar a los hijos y pagar las cuentas.

Otros, sin tener el cerebro dormido.., parecen tener dormida la conciencia… Pueden cometer cualquier fechoría, cualquier delito moral, sin siquiera inmutarse… Más que conciencia dormida parecen tener la conciencia muerta.

Otros duermen profundamente sin oír el clamor de su esposa abandonada, o el llanto de sus hijitos con hambre, o el gemido de los padres ancianos que viven en la miseria… Duermen profundamente ante su deber moral, sin necesidad de alcohol, ni de droga, ni de somníferos ni de “apnea obstructiva”…

Para todos estos que duermen delante de Dios y de su responsabilidad moral, hay un texto bíblico apropiado: «Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo» (Efesios 5:14).                                                             Saben amigos??… Estar dormido, sordo e inconsciente a la realidad moral de la vida es igual que estar muerto…

Debemos reaccionar y despertar del letargo moral… Tenemos que abrir los ojos y los oídos… Y debemos escuchar a Jesucristo que nos llama a una vida recta, justa, moral y limpia… Si seguimos moral y espiritualmente dormidos, nuestro sueño nos llevará a la perdición eterna.

Cristo está llamando hoy y ahora… ¡Despertemos!.

Deja tus comentarios sobre esta reflexión.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.