«El niño del cruce»

Las crónicas españolas recuerdan a la víctima como «El niño del cruce». ¿La edad de cada uno? Diez años la víctima, y trece el homicida.

Se llamaba Juan José Ferrer. Vivía en el barrio de Villaverde, Madrid…,  Era alegre y vivaz, y siempre estaba con amigos… Pero un día desapareció de la casa… Lo buscaron por todas partes, pero fue imposible hallarlo.

Un año después un amigo suyo…, Jesús Fuentes, confesó espontáneamente el delito… Él había estrangulado a Juan José «por gusto»…, en el kilómetro 6 de la carretera a Andalucía.

Amigos!!!…  Casos como éste, hasta hace pocos años…, ocurrían sólo entre adultos… Pero ahora son niños los que llenan las páginas de los periódicos con las crónicas rojas.

A Jesús Fuentes, por ser la última persona con quien Juan José había sido visto vivo…, lo interrogaron innumerables veces… Pero ni detectives, ni maestros, ni psicólogos… ni clérigos lograron hacerlo hablar… Casi un año después, espontáneamente…, confesó todo y llevó a las autoridades al lugar donde había enterrado al amiguito…. Lo increíble del caso no deja de ser que el homicida sólo tenía trece años de edad, y la víctima apenas diez.

Y yo me pregunto… ¿Qué está pasando con nuestra niñez? Hay que decirlo… Es como un culto a la violencia…, un desprecio por la vida, incitada, según el criterio de muchos…, por esa influencia nefasta del cine y la televisión.

«El niño del cruce» podría representar a la sociedad… sobre la línea de demarcación entre el temor de Dios y la total rebeldía de la raza humana.

Es imposible creer que pueda haber tanto desprecio por la vida humana… sin que la sociedad sienta el golpe de conciencia. ¿Cómo el hombre —en este caso, el niño— puede engañar, robar, estafar y matar sin sentir el más mínimo remordimiento?… ¿Qué de nuestra conciencia?… ¿Dónde está el sentido de humanidad? ¿Acaso todos nos hemos vuelto animales?… ¿Qué le está pasando a la raza humana?

Saben amigos???… Es que el hombre ha hecho caso omiso de Dios…, y al no reconocer la soberanía divina cada uno se constituye en su propio dios…. El resultado es una anarquía devastadora que destruye al individuo y a la sociedad… No puede haber sensatez mientras no se reconozca la autoridad de Dios en la vida humana.

Ya es hora de que sometamos nuestra voluntad al señorío de Cristo… No habrá paz, ni equilibrio ni cordura en el mundo hasta que Él sea Señor de la vida humana… Permitamos que esa paz comience en nuestro corazón… Sometamos hoy mismo nuestra vida a Cristo…y entreguemos nuestro corazón al salvador…mañana puede ser demasiado tarde.-

Deja tus comentarios sobre esta reflexión.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.